La autoestima adolescente y la educación

marzo 23, 2017

¡Hola! Desde que publiqué la entrada anterior, siento que muchas puertas se han abierto y que mis ideas han empezado a fluir otra vez, y eso me gusta. Ahora, cuando me pasa algo, siempre se me pasa por la cabeza algo como: ¿Por qué no hablar de ello en el blog?

Por eso, por algo que me ha pasado hoy y que puede parecer que no tiene mucha importancia, pero a mí me ha impactado bastante, voy a hablar de la autoestima adolescente y la educación. Siempre recordar que esto es según mi punto de vista, lo que a mí me ha pasado y lo que he sentido en ese momento.

Para empezar, ¿qué es la autoestima? Según la RAE, es la valoración generalmente positiva de uno mismo, aunque yo lo suelo definir como la forma en la que te ves a ti mismo, y ya. Puedes tener alta o baja autoestima, y eso afecta mucho a tu forma de vida y de relacionarte con la sociedad en general. Pero yo voy a centrarme en la autoestima adolescente. No vengo a hacer un estudio sobre nada, más bien todo lo contrario. Podría decirse que vengo simplemente a charlar sobre esto, como si estuviéramos cara a cara tomando un café y saliera a colación. Actualmente yo estoy pasando por la etapa adolescente, y como estoy segura de que aquí todos lo estamos haciendo o ya lo hemos hecho, podréis entenderlo.

Quiero hacer hincapié en que la autoestima en estas edades es algo tan inestable como un tablón de madera raído y mohoso (o incluso más). Es algo del día a día el despertarse de buen humor y nada más llegar a clase que te digan cualquier cosa y tu autoestima baje como una montaña rusa. No mola nada, pero todos tenemos que pasar o hemos pasado por esto, y no se puede hacer nada. A lo que quiero llegar es que a prácticamente todo lo que nos dicen nos afecta, por lo que podría decirse que casi dependemos de lo que nos dicen los demás, y viceversa.

Y ahora, antes de poneros en situación, un pequeño inciso para hablar de la educación. ¿Qué es la educación? Pues según la RAE (la acepción que nos interesa y a la que voy a estar refiriéndome ahora siempre que hable de "educación"), es la cortesía, urbanidad. No podréis negarme que hay adolescentes maleducados para aburrir, aunque esto no es una característica sólo de este grupo de personas, ya que también hay niños, adultos y personas ancianas así, por desgracia. Sin embargo, como con la autoestima, voy a centrarme en la educación de los adolescentes.

Personalmente creo que poco a poco se han ido perdiendo los valores de sociedad, y aunque se han ganado muchas cosas, otras como la amabilidad, el respeto, la sinceridad (medida)... se han ido perdiendo y en muchas personas ya se sienten como un mito urbano. ¿Qué cuesta hablar como una persona humana a otra cuando te está diciendo algo, en vez de responder con un: ¡Que sí, déjame ya, pesada!? No eres el único humano aquí, y hablar así a alguien puede causar que su autoestima baje en picado, como hemos dicho antes. Aunque tampoco es esto a lo que quiero llegar.

Y ya voy a unir ambos conceptos –la autoestima y la educación– en una situación concreta que me ha ocurrido el día de hoy, y que como he dicho antes, me ha impactado y, podría decirse, me ha afectado emocionalmente.

Cortes de pelo, ukeleles y clases de pintura

marzo 20, 2017

Después de tanto tiempo sin saber qué hacer con este sitio, sin haber escrito nada, he vuelto. ¡Sí, sorpresa, sigo viva!
Al parecer, no me recuperé del todo del bajón que tuve en el blog y a pesar de que dije que volvería, que venía con ganas... pues no, qué deciros. Y tampoco vengo ahora a aseguraros que me quedaré, pero creo que por fin he encontrado lo que voy a hacer con esto.

No voy a eliminarlo, sino que lo voy a utilizar para escribir lo que se me pase por la cabeza. Vamos, que ahora sí que sí hay que despedirse del blog literario y darle la bienvenida a un blog personal. Tampoco digo que dejaré de hablar sobre libros, pero añadiré más temas y a veces simplemente hablaré de todo y de nada, sin más, como hoy.

Aunque cuando el año pasado tenía el pelo corto quise dejármelo largo, y fui a la peluquería y me lo cortaron para que crecieran bien y blablabla... Bueno, ahora que me llega más o menos por los hombros, simplemente no puedo soportarlo. ¿Cómo podéis vivir con el pelo largo, quien lo tenga? xD Es que no puedo, me pone nerviosa, tengo calor, me estreso cuando me peino... Así que al final he decidido cortarlo de nuevo, aunque estoy esperando a que pase junio, porque el 4/6 actúo y no puedo tener el pelo corto (no me lo han dicho, pero me lo he impuesto yo misma para favorecer el resultado de la obra de teatro).

Cuando una noche en el coche estuve escuchando a Grace VanderWaal (una niña de 13 años, con una voz hermosa y relajante, me encanta), que toca el ukelele, de pronto me dije: oye, ¿por qué no aprendes tú también a tocar el ukelele? Y aunque pueda sonar a un capricho de un momento, realmente me dio fuerte y me dije que iba a aprender. Hasta yo estoy extrañada de que aún siga con las ganas, porque ahora es algo que quiero hacer sí o sí.

Y además, este mismo jueves voy a ir con unas amigas a probar unas clases de pintura en su academia. Ya dije que quería aprender a dibujar, pero tengo un gran problema: o empiezo el dibujo con ganas y me voy desinflando poco a poco y lo dejo a la mitad; o lo termino y quedo satisfecha para mucho tiempo, y no vuelvo a tocar el papel ni el lápiz en meses. Y no, NO puede ser. Y como mi fuerza de voluntad respecto a esto es prácticamente nula, puede que si me termino apuntando a la academia, gane algo más de seguridad en mí misma al dibujar.

Y esto es todo, sin contar que estoy volviendo poco a poco al anime, ya que (QUÉ EXTRAÑO) me había desenganchado cuando Haikyuu!! y Yuri On Ice!!! terminaron. Ya tengo algunos animes con los que volver a empezar, aunque si os gusta también y queréis recomendarme alguno, sois muy bienvenidos :)

¡Un abraaaaaazo!

Rojo y oro, Iria G. Parente y Selene M. Pascual

febrero 01, 2017

Después de toda la expectación y de todo el hype al que nos han sometido las autoras, Rojo y Oro puede considerarse algo real y a punto de llegar a nosotros. No está en tiendas aún, pero hay bloggers y youtubers que ya tienen el ejemplar en sus manos (hum... yo no soy una de ellas, por cierto.)

Verá la luz para todo el mundo (bueno, en España) el 16 de febrero, ¡o sea, en MUY poco! No me enrollo más y os dejo la portada y la sinopsis: