Cortes de pelo, ukeleles y clases de pintura

marzo 20, 2017

Después de tanto tiempo sin saber qué hacer con este sitio, sin haber escrito nada, he vuelto. ¡Sí, sorpresa, sigo viva!
Al parecer, no me recuperé del todo del bajón que tuve en el blog y a pesar de que dije que volvería, que venía con ganas... pues no, qué deciros. Y tampoco vengo ahora a aseguraros que me quedaré, pero creo que por fin he encontrado lo que voy a hacer con esto.

No voy a eliminarlo, sino que lo voy a utilizar para escribir lo que se me pase por la cabeza. Vamos, que ahora sí que sí hay que despedirse del blog literario y darle la bienvenida a un blog personal. Tampoco digo que dejaré de hablar sobre libros, pero añadiré más temas y a veces simplemente hablaré de todo y de nada, sin más, como hoy.

Aunque cuando el año pasado tenía el pelo corto quise dejármelo largo, y fui a la peluquería y me lo cortaron para que crecieran bien y blablabla... Bueno, ahora que me llega más o menos por los hombros, simplemente no puedo soportarlo. ¿Cómo podéis vivir con el pelo largo, quien lo tenga? xD Es que no puedo, me pone nerviosa, tengo calor, me estreso cuando me peino... Así que al final he decidido cortarlo de nuevo, aunque estoy esperando a que pase junio, porque el 4/6 actúo y no puedo tener el pelo corto (no me lo han dicho, pero me lo he impuesto yo misma para favorecer el resultado de la obra de teatro).

Cuando una noche en el coche estuve escuchando a Grace VanderWaal (una niña de 13 años, con una voz hermosa y relajante, me encanta), que toca el ukelele, de pronto me dije: oye, ¿por qué no aprendes tú también a tocar el ukelele? Y aunque pueda sonar a un capricho de un momento, realmente me dio fuerte y me dije que iba a aprender. Hasta yo estoy extrañada de que aún siga con las ganas, porque ahora es algo que quiero hacer sí o sí.

Y además, este mismo jueves voy a ir con unas amigas a probar unas clases de pintura en su academia. Ya dije que quería aprender a dibujar, pero tengo un gran problema: o empiezo el dibujo con ganas y me voy desinflando poco a poco y lo dejo a la mitad; o lo termino y quedo satisfecha para mucho tiempo, y no vuelvo a tocar el papel ni el lápiz en meses. Y no, NO puede ser. Y como mi fuerza de voluntad respecto a esto es prácticamente nula, puede que si me termino apuntando a la academia, gane algo más de seguridad en mí misma al dibujar.

Y esto es todo, sin contar que estoy volviendo poco a poco al anime, ya que (QUÉ EXTRAÑO) me había desenganchado cuando Haikyuu!! y Yuri On Ice!!! terminaron. Ya tengo algunos animes con los que volver a empezar, aunque si os gusta también y queréis recomendarme alguno, sois muy bienvenidos :)

¡Un abraaaaaazo!

2 comentarios:

  1. ¡Me alegra que estés de vuelta! :3
    A mi me ha pasado eso muchas veces, así que no te preocupes que es lo más normal del mundo. Lo importante es que vuelvas con ganas y no te obligues a publicar. Estaré encantada de leer todo lo que nos traigas por aquí, a pesar de no ser estrictamente literario.
    Sobre lo del pelo... Nunca lo he tenido corto, así que no sabría qué decirte xD
    Espero que nos vayas contando tus progresos con el ukelele y las clases de pintura, porque la verdad es que suena interesante :P
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay! No sabes la ilusión que me ha hecho leer tu comentario :') ¡Pensaba que ya se había olvidado todo el mundo de este blog! xD
      Espero que te gusten las nuevas entradas, me alegro de que te quedes <333
      ¡Un besazo ENORME!

      Eliminar